Jabalíes en Urdaibai

Cuadrilla de cazadores. Fondo Felipe Manterola. Archivo Fotográfico Labayru Fundazioa.

El paraje de Urdaibai o, tal y como era conocido en tiempos pasados, la ría de Mundaka-Gernika, es el estuario donde desemboca el río Oka, que nace de la confluencia de varios afluentes en el barrio de Zugastieta de la localidad vizcaina de Muxika. En los años 1970 comenzó a imponerse la denominación de Urdaibai (urde ‘cerdo’ e ibai ‘río’), nombre de la casa torre erigida en el lugar, hoy arruinada.

Ceñiremos nuestra descripción a los jabalíes, basurdeak o basatxarriak, de la margen derecha de la citada ría, un territorio comprendido entre Kortezubi y Nabarniz, que incluye Gautegiz Arteaga, Kanala e Ibarrangelu. Según señalan los informantes, hasta los años 1980 no había exceso de jabalíes, atribuyendo su posterior incremento al poco cuidado y casi abandono de la limpieza de los montes, que ha creado un hábitat favorable a su proliferación.

Se alimentan de las raíces de los árboles y de sus frutos, como bellotas y castañas, y también de gusanos. Entre los meses de septiembre y diciembre permanecen en el monte, pues disponen allí de comida suficiente. Cuando esta escasea descienden a la vega, donde están muy protegidos.

Su comportamiento es distinto según el sexo. El macho adulto se mueve solo, en tanto que las hembras madre andan en grupo con sus crías. Cada hembra pare tres o cuatro crías al año en torno al mes de febrero, si bien los partos pueden prolongarse hasta mayo. Las madres suelen custodiar de manera especial a los recién nacidos, sobre todo hasta que tienen 15 o 20 días, en que empiezan a moverse ya por su cuenta y, al carecer de enemigos naturales, se defienden bien.

En el primer decenio de este siglo XXI ha disminuido la población, calculándose que desde el año 2000 el número de ejemplares se ha reducido a la mitad. No obstante, como causan daños en los sembrados y plantaciones, de septiembre a enero se realizan batidas controladas fuera de la reserva propiamente dicha. Incluso cuando perjudican la labranza de un único caserío se puede solicitar permiso en la oficina agraria comarcal para cazarlos mediante jaulas.

Las batidas deben hacerse con rifle o con escopeta de balas, no de postas. El jabalí produce los desaguisados actuando de manera individual, no en manada. No es peligroso salvo que se sienta amenazado o carezca de escapatoria.

A comienzos de los años 1980 en este territorio, y en otros, se ha introducido un animal más dañino que es el corzo, pero ese sería quizás un tema a tratar en otro apunte.

Segundo Oar-Arteta – Etniker Bizkaia – Grupos Etniker Euskalerria


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .