El puente de Castrejana

Puente de Castrejana (Bizkaia). José Ignacio García
Puente de Castrejana (Bizkaia). José Ignacio García Muñoz.

El gallo de marzo (marti-oilarra o martiko oilarra) es un ave mágica en la tradición vizcaina. Se le llama así al gallo nacido en marzo de un huevo puesto en marzo y se dice de él que canta a medianoche. Dicho gallo aparece en diversos relatos mitológicos recogidos en Bizkaia, concretamente en este que a continuación contamos y que lleva por título “El puente de Castrejana”.

Cuentan que un hombre tenía tomada en contrata la construcción de un puente en Castrejana, y que de ningún modo podía terminarla, pues las aguas del río destruían de noche lo que de día construían sus trabajadores.

Cuando solo faltaba un día para que expirara el plazo, exclamó desesperado:

—¡Ni el mismísimo diablo sería capaz de terminar este puente!

Naturalmente, como es de esperar en estos casos, el diablo en persona se presentó al instante ante quien lo había invocado y le propuso:

—A cambio de tu alma, te haré el puente antes de que cante el gallo.

Y el contratista aceptó de buen grado el trato con tal que el puente fuera construido.

Después del toque de ánimas llegaron del infierno un sinfín de pequeños diablillos para trabajar en la construcción del puente. Arrancaban y labraban piedras de gran tamaño que movían de mano en mano con celeridad.

Ante el temor de perder su alma acudió el hombre al cura a pedirle consejo acerca de lo que le convenía hacer en tan grave situación. Díjole el cura que se hiciera con un hermoso gallo de marzo y que lo llevara al lado del puente antes de las doce de la noche, pues su canto haría huir a todos los diablillos.

Gallo de corral. Jairo Castillo
Gallo de corral. Jairo Castillo.

Consiguió el hombre un gallo de marzo y le pidió encarecidamente:

Martiko oilartxu gorria,
izan zakidaz balia;
orain balietan ez bazara,
joan da nire bizia.

(Gallito rojo de marzo, / pórtateme bien; / si no te me portas bien ahora, / mi vida perderé.)

Cantó el gallo y al oír su canto huyeron como pudieron los diablillos, dejando el puente de Castrejana a falta de una piedra. Y fue de esta suerte que el maestro de obras salvó su alma.

Adaptado y traducido por Jaione Bilbao – Departamento de Etnografía – Labayru Fundazioa

Para más información puede consultarse la colección de cuentos y leyendas Gorbeia inguruko etno-ipuin eta esaundak recogidos por Juan Manuel Etxebarria. Bilbao, 1995.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .