Oficios desaparecidos

Vendedoras de pescado en Donostia a mediados del siglo XIX. Escena costumbrista comentada por Luis de Madariaga en El país vasco-navarro
Vendedoras de pescado en Donostia a mediados del siglo XIX. Escena costumbrista comentada por Luis de Madariaga en El país vasco-navarro.

Sin pretender confeccionar una relación exhaustiva de oficios extinguidos, o en vías de extinción, se proporciona un listado de los desaparecidos en la villa vizcaina de Gernika-Lumo, muchos de los cuales estimo que también han dejado de ejercerse en localidades del entorno e incluso en algunas más alejadas. Había quienes ejercían su profesión de manera itinerante; otros lo hacían en comercios, talleres y locales varios.

Mieleros: En verano ofrecían su miel por las calles al grito de “Mielero, miel, miel de La Alcarria”. Venían de lugares lejanos y distribuían su mercancía, que portaban en una pequeña barrica de madera, y la servían valiéndose de un cazo. Cereros: Fabricantes y vendedores de velas.

Vendedoras de pescado: A nuestra villa venían vendedoras ambulantes de pescado procedentes de la localidad costera de Bermeo (Bizkaia). Eran especialmente exquisitas las ijadas de bonito que vendían ya asadas con carbón vegetal.

Afilador ambulante. Bilbao, 1990. José Ignacio García
Afilador ambulante. Bilbao, 1990. José Ignacio García. Archivo Fotográfico Labayru Fundazioa.

Paragüeros: Remachadores y afiladores que iban de casa en casa y de pueblo en pueblo ofreciendo sus servicios. Anunciaban su paso haciendo sonar un silbato.

Zapateros: Sobre todo remendones, que ya apenas quedan. Los de ahora se limitan a poner medias suelas, tapas y tacones. Otros oficios similares: guarnicioneros y boteros.

Carboneros: Distribuían carbón y leña por las casas. Chirloreras: Llevaban a las casas viruta (txirlorea, en euskera), serrín y ramas menudas para encender el fuego de la cocina. Deshollinadores: Limpiaban las chimeneas, quitándoles el hollín.

Botijeros: Vendían botijos, cazuelas de barro y orzas castellanas. Venían con sus mulos llenos de atalajes y adornos.

Sastres: Confeccionaban trajes y otras prendas a medida. Costureras domiciliarias: Mujeres que repasaban ropa y cosían prendas nuevas a domicilio. Colchoneras: Mujeres que anualmente vareaban los colchones de lana. También mujeres que cogían puntos a las medias cuando se hacían carreras.

Repartidores: Distribuían con mulo y carro o a mano con carretilla mercancías que llegaban en ferrocarril o autobús. Había además repartidores de periódicos. Gabarreros: Transportaban arena y cal en gabarras.

Pregoneros: Vestidos con indumentaria singular pregonaban los bandos municipales en esquinas y lugares convenidos de la localidad.

Serenos: Alguaciles de la noche. Disponían de llaves maestras para abrir los portales. En noches de tormenta se les oía decir: “¡Las doce y el cielo cayendo a cachos!”.

Segundo Oar-Arteta – Etniker Bizkaia – Grupos Etniker Euskalerria


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .